Síntomas/Manifestaciones Clínicas

La parálisis cerebral a menudo se manifiesta con retrasos en el desarrollo, de modo que los bebés llevan un proceso más lento para alcanzar los puntos importantes de desarrollo para su edad, como aprender a darse vuelta, sentarse, gatear, sonreír o caminar.

Los padres preocupados sobre el desarrollo de su bebé por cualquier motivo deben consultar con su pediatra, que será quien pueda determinar la diferencia entre una brecha normal en el desarrollo y un retraso que pudiera indicar parálisis cerebral u otro tipo de discapacidad afín.

Es fundamental realizar un diagnóstico precoz del retraso en el desarrollo del bebé en cualquiera de las esferas durante el primer año de vida, ya que es el momento ideal para lograr mayor grado de rehabilitación en el bebé.

La parálisis cerebral presenta grados de discapacidad muy diferentes, ya que puede incidir de forma leve o llegar a presentar un grado de afectación y dependencia grave, de modo que la salud del bebé dependerá del alcance de su daño cerebral.

Junto con las dificultades en el movimiento pueden aparecer alteraciones sensoriales, del comportamiento, de personalidad, cognitivas, comunicativas o de salud.

Las manifestaciones cognitivas más comunes serían:

Las manifestaciones sensoriales más comunes son:

 



APAMP. Asociación de Familias de Personas con Parálisis Cerebral
http://apamp.org/
http://apamp.org/index.php?V_dir=MSC&V_mod=showart&id=180